visitantes

lunes, 13 de abril de 2009

LOS SARGENTOS TRAIDORES. 1652




Durante la Guerra de la Restauración de Portugal (1640-1668) Badajoz se convirtió en la plaza más importante de la frontera. Los portugueses, conscientes de su enorme valor estratégico, intentaron apoderarse de ella en varias ocasiones poniendo en juego una amplia gama de tácticas que incluyeron el asalto por sorpresa y a viva fuerza (1657), el sitio (1658) o la traición. La primera tentativa, de la que tenemos noticia, se remonta al año 1643

“…Supose que por trato se auia querido entregar a badajoz al portugues â que ymbio su exercito por un scriuano de el Ayuntamiento que se llamaua Pedro Pedro (sic) Gallego de quien hizo justicia El Conde de Santisteban y otros complices que tiene presos…” (1)

El fracaso no desanimó a los portugueses y en 1645 valiéndose de los informes que les habían proporcionado varios traidores hicieron otra intentona. Por fortuna el ejército portugués no pudo llegar a Badajoz antes del amanecer y la operación se frustró (2).

El episodio mejor documentado, y que dio nombre a una puerta, ocurrió en 1652. La documentación que existe sobre este suceso, tanto la portuguesa como la castellana, es muy completa y nos permitirá reconstruir una trama que pudo cambiar la historia de Badajoz (3).

Como ya hemos comentado en otras ocasiones, durante la Guerra de la Restauración de Portugal (1640-1668) proliferaron las incursiones para saquear y asolar los recursos del enemigo. El 26 de enero de 1652, cinco soldados castellanos que habían participado en una de estas incursiones fueron hechos prisioneros en el camino que va de Elvas a Juromenha. Durante el cautiverio, uno de ellos, Alonso de Castro (sargento de la compañía del conde de Torrejón), se justificó ante los portugueses alegando que dada su miseria le era forzoso entrar en Portugal a robar. Y fue su miseria la que le llevó también a ofrecerse a los portugueses (4). El sargento declaró que podía entregarles la Alcazaba ya que solía entrar de guardia en este puesto cada cinco noches aunque para ejecutar la operación debía ponerse en contacto con otro sargento amigo suyo. Relató que tanto su compañía como la de su compañero no tenían capitanes y eran ellos los que ponían y quitaban las guardias en el castillo. Según Mateus Rodrigues, un soldado de caballería que nos ha dejado unas magníficas memorias y que tuvo información de este suceso por alguno de sus protagonistas, el sargento llegó incluso a esbozar un plan. En efecto, el sargento se comprometió a retirar los centinelas de un punto de la Alcazaba en el que las murallas eran tan bajas que un hombre podía llegar arriba con sus manos. Por este lugar entrarían 500 ó 600 mosqueteros que se apoderarían de la Alcazaba. Después terraplenarían la puerta que daba a la ciudad (Puerta del Capitel). Al día siguiente, al amanecer, el ejército portugués se presentaría ante las murallas de Badajoz y la ciudad no podría resistirse pues la artillería del castillo domina al resto de la ciudad y en el castillo se encontraba, además de la mejor artillería, los almacenes de armas, municiones y pertrechos de la guerra (5).

Las palabras de Mateus Rodrigues seguramente son fruto de su invención pero se ajustan muy bien a lo que debió ser el plan para tomar Badajoz.

Como quiera que se desarrollase el ofrecimiento del sargento, lo cierto es que la propuesta interesó a los portugueses hasta el punto que el propio Maestre de Campo General del ejército portugués (Joao da Costa) coordinó la operación aunque fue Joao Leite quien llevó el peso de la misma.

Una vez concertado el acuerdo, se fingió la huida del sargento que se presentó en Badajoz con dos burros como si fuesen fruto del pillaje en tierra portuguesa. Asimismo, el sargento recibió una primera paga y concertó una cita con Joao Leite para inspeccionar al castillo. La cita se fijó para la noche del día 5 al 6 de febrero.

Una vez en Badajoz, el traidor convenció a su amigo para entrar en el “negocio”. En unos documentos este sargento aparece como Cristóbal Ferrer y en otros como Alejandro Pérez. Para evitar posibles equívocos los identificaremos por su lugar de procedencia. Así, el primero será el sargento gallego (Alonso de Castro) y el segundo el sargento flamenco pues había nacido en Cambrai (Alejandro Pérez o Cristóbal Ferrer).

En tanto se presentaba la ocasión para materializar la traición los sargentos trabajaron como espías y periódicamente el sargento flamenco se desplazaba hasta Olivenza para informar a los portugueses pues este sargento era

“…tan ligero de pies, que dándole el nombre, salia por la barbacana que hace al castillo á la Coraja, y daba avisos al enemigo muy á su salvo, y volvía antes que fuese de día…” (6)

Según Mateus Rodrigues, Joao da Costa (Maestre de Campo General de ejército portugués) ordenó a Joao Dias de Matos, un furriel de Olivenza, que entrase en Badajoz y se pusiese en contacto con los sargentos. Mateus Rodrigues cuenta que fue el propio Joao Dias quien le relató lo sucedido. De este episodio no sabemos su fecha, en realidad, ni siquiera podemos certificar que sucediese. Según Mateus Rodrigues, fue el propio Joao Dias quien le contó el suceso. Sabemos también que estas visitas no eran excepcionales pues antes del intento de 1645 visitó Badajoz un sargento y después un criado de Joao de Saldanha para inspeccionar las fortificaciones y los lugares por los que habían de asaltar la ciudad. Por lo que se refiere a la fecha, debemos suponer que la visita, caso de producirse, se hizo antes de la visita que haría el día 5 Joao Leite.

Joao Dies no se dirigió directamente a Badajoz sino que desde Olivenza se encaminó a la Albuera para emboscarse en un olivar en la Florida (paraje situado a la salida de la Albuera en dirección a Badajoz). Después se dirigió a Badajoz y al caer la tarde (al toque de oración) entró en la ciudad por la Puerta de la Trinidad. Para no levantar sospechas montaba un caballo castellano, herrado a la española, con silla, armas y todos los arreos castellanos. Una vez dentro fue a buscar al sargento gallego y estuvieron juntos toda la tarde; cuando cerró la noche, fueron a ver como el sargento flamenco rondaba las murallas del castillo, los almacenes, etc. (7)

No obstante, la visita más importante fue la que hizo Joao Leite que había concertado con el sargento gallego un encuentro para inspeccionar la Alcazaba. Joao Leite salió de Elvas el día 5, cruzó el Guadiana por Malpica de Castilla y allí se reunió con un guía y un ingeniero (el capitán Aguilar). Cuando cerró la noche, el guía les condujo hasta un molino situado en el Rivillas en cuyo interior esperaba el sargento flamenco. El sargento, que estaba de guardia en el castillo aquella noche, había salido fuera con el pretexto de robar un carnero a unos pastores que dormían cerca de allí. Tras la entrevista, el sargento, Joao Leite y el ingeniero se encaminaron al castillo hasta llegar

“…hua meia lua que fecha por huma e outra parte na murralha do Castello, que tera 18 ou 20 palmos ao mais de alto a esta meia lua sae Huma porta do Castello que fica de noite somente ferrolhada porque a meia lua nao ten saida pera a campanha e essa he a causa. Chegou o sargento que me guiaba diante a meia lua a onde estaua outro sargento con dois soldados que alli hauia de sentinela…” (8)

En la media luna estaba de guardia el sargento gallego con dos soldados. Para no levantar sospechas, el sargento flamenco dijo a los soldados de guardia que los dos hombres que le acompañaban eran amigos suyos que también estaban intentando robar a los pastores y se habían quedado fuera cuando cerraron las puertas de la ciudad. Los soldados no sospecharon y el sargento gallego les acercó un chuzo para que agarrados a él escalasen la media luna. Una vez dentro de la media luna, el sargento abrió u postigo da porta que estaua cerrado, e entramos no Castello.

Los portugueses, en compañía del sargento, recorrieron el castillo y estudiaron concienzudamente sus defensas (muralla, artillería, almacenes de municiones y suministros, tren de artillería e onde morauao os Almoxarifes que tem as chaues dos armece). Asimismo, el sargento detalló a los portugueses la posición y número de guardias y las características del castillo

“…O castello tem so huma porta que sae pera a Cidade (Puerta del Capitel) e a companha que entra de guarda todas as noites ten cuidado de a fechar as noue a noite, e abrir pella menhan o que tudo uimos mui de uagar por estar hum dos sargentos esta noite de guarda…”(9)

Cuando completaron la inspección volvieron a salir por la misma puerta por la que habían entrado y utilizando la misma patraña uer se os pastores dormiao para lhes hurtar o carneiro. Algunas fuentes apuntan que los portugueses también consiguieron un molde de cera de las llaves del castillo y de la Puerta de la Trinidad (10).

La visita confirmó a Joao Leite que la operación podía realizarse y Joao Costa ordenó entonces poner en marcha la segunda fase del plan. En primer lugar, y como el Guadiana no se podía vadear, se construyeron varias barcas en Juromenha. Asimismo, se aprestaron los efectivos que debían movilizarse para entrar en el castillo.

El Real Ejército de Extremadura conoció pronto estos movimientos pero no llegó a descubrir cual era el objetivo de los portugueses. Se hicieron prisioneros para obtener información, pero todo fue en vano.

Mientras tanto, Joao Leite concertó una nueva entrevista con los sargentos para la noche del 13 al 14 de marzo pues temía que estuvieran haciendo un doble juego. En la reunión, Joao Leite acordó una nueva visita al castillo para la noche del 21 con objeto de verificar e inspeccionar ciertos detalles que no pudo apreciar en la visita anterior. En realidad, ese era el día que había elegido para llevar cabo la operación pero no se fiaba de los sargentos.

El 19 de marzo Joao da Costa movilizó las tropas de Elvas que debían participar en la operación. Esas tropas debían partir para Olivenza el día 20 y en esta localidad se reunirían con otras fuerzas procedentes de Estremoz, Moura, Serpa y Monsaraz.

El 21 de marzo se pondrían en marcha. La fuerza de vanguardia, formada por 500 soldados escogidos y perfectamente abastecidos y equipados, estaría al mando de Joao Leite. Tras la vanguardia marcharía el resto de la fuerza al mando de Joao da Costa.

Los sargentos, que no estaban al tanto de los planes portugueses, acordaron encontrase con Joao Leite en el mismo molino pero en esta ocasión Joao Leite llegaría acompañado de cinco o seis hombres que apresarían al sargento si se negaba a colaborar. Después se apoderarían de la media luna y darían paso a los 500 de la vanguardia para apoderarse del castillo y la ciudad. En el peor de los casos, Joao Leite suponía que podrían resistir en el castillo al menos 20 días pues, es una fortificación que domina las demás y

“…fechado por si com m. boas muralhas e dentro m. biscouto e municoens e fora delle nao tinha o enemigo (castellanos)…” (11)

En la Relación de los hechos que fue impresa en Sevilla en 1652 se expone una versión distinta de las operaciones pues se apunta que los sargentos facilitarían la entrada de 300 portugueses que desarmarían a los guardias de la media luna de la media luna y a la guardia que tenían los irlandeses en el Matadero. Otra parte entraría por la Puerta de Santa Marina y la caballería por la Puerta de la Trinidad. Una vez apoderados de esta puerta entrarían 1000 infantes y 500 caballos.

El día 19, cuando todo estaba dispuesto, los portugueses apresaron a dos rapaces cerca de Campomayor que les informaron de la llegada a Badajoz de un fuerte contingente de caballería. Ante la sospecha de que los sargentos hubieran sido descubiertos se aplazó la operación.

En realidad, las tropas habían llegado para reforzar la guarnición pues se sospechaba que los portugueses estaban preparando una incursión aunque se desconocían sus planes.

Este contratiempo no desanimó a los portugueses que volvieron a concertar una nueva cita con los sargentos. En efecto, tras suspenderse el encuentro del 21 de marzo, Joao Leite concertó una nueva entrevista con el sargento en la que se acordó que la visita prevista para la noche del 21 se realizaría la noche del Domingo de Pascua.

No obstante, el sargento gallego, el traidor que había dado pie a toda esta trama, no pudo aguantar la tensión de la espera

“…temendo q. se uvesse a descubris o negocio dijo a sua amiga q. andaua metido em hum trato q. nao lhe podia durar muito a vida pello que se queria yr terra dentro, e a quis persuadir q. foie em sua companha o que elle nao quis faser e assentarao q. a mandaria buscar…” (12)

La huida del sargento gallego precipitó los acontecimientos. Sobre el desenlace de la historia hay varias versiones:

-Joao Leite señala que la amante del sargento gallego (Catalina García) mantuvo una fuerte disputa con la amante del sargento flamenco (Isabel Sánchez). La disputa se produjo una semana después de huir el sargento gallego y resultó crucial ya que poco después Catalina García informó a las autoridades que el sargento flamenco solía ir a Portugal y aunque no traía botín no le faltaba dinero.
-Mateus Rodrigues apunta que la riña fue entre el sargento y su amante.
-La Relación y los documentos del interrogatorio al sargento flamenco indican que fue una disputa entre los sargentos. En efecto, el sargento flamenco, según expresa en su confesión, pasaba mucho tiempo en casa de Catalina García, amante del sargento gallego, y aunque eran tres consumiendo al final las cuentas las saldaban entre dos. Esto no agradaba al sargento flamenco que se sentía engañado. El sargento gallego temió que su amigo le denunciase y decidió huir.

Como quiera que fuese, la denuncia alertó a las autoridades militares que desde ese momento vigilaron los pasos del sargento flamenco. Este no debió percibir nada pues en una nueva entrevista aseguró a los portugueses que podía seguir adelante con el negocio solo ya que entraba y salía del castillo siempre que quería y era muy conocido y apreciado por sus soldados.

Pese al interés del sargento la operación no llegó a concretarse pues fue detenido en casa de su amante. En el registro de la casa encontraron cien monedas (patacas) y el sargento acabó confesándolo todo (13).

Las fuentes vuelven a distanciarse en el final de la historia pues en la Relación se apunta que el sargento flamenco fue detenido en el convento de San Gabriel. Sometido a tormento terminó confesándolo todo. Condenado a muerte fue ahorcado y descuartizado como escarmiento. El sargento gallego, que había huido, fue apresado en Salamanca y conducido después a la ciudad donde sería ajusticiado (14).

Mateus Rodrigues señala que el sargento flamenco fue detenido, interrogado/torturado y ahorcado. El sargento gallego fue apresado y durante un tiempo se intentó que denunciase a los contactos que servían de enlace con Joao Leite.


Fig. 1. Fachada exterior de la Puerta del Alpéndiz


Fig.2 Fachada interior de la Puerta del Alpéndiz

Hasta aquí la historia de la traición pero pasemos a la puerta en la que debía materializarse la traición. Para ello veamos lo que se dice en la Historia de Badajoz. Continuación de la que escribió D. Juan Solano de Figueroa ofrece la versión de los hechos que mas nos interesa

“…En el mes de Abril de 1652, Libró Dios esta Ciudad de una de las mayores aflicciones (…). Dos sargentos de ella, tenían inteligencia secreta con los enemigos (…) ofrecieron entregar la Plaza por la puerta que está hoy cerrada en el Castillo, detrás de Calatrava, que se llamaba en lo antiguo la Puerta de el Apendis, y hoy de la Traición: Este trato lo tenían muy adelantado: y en fe de él les habían enviado cierta porción de dinero (…) Aquella noche que fue la de 2 de Abril, se fueron a casa de una pobre muger de las del mundo, en ella se asieron de palabras sobre el dinero, y con esta ocasión llegó la pobre muger a entender la mala intención, y trato de sus huéspedes: y habiéndola dejado, al punto se fue a dar parte del General de lo que había entendido: Luego los mandó prender…” (15)

Es decir, a raíz de los sucesos del año 1652 la puerta que se llamaba en lo antiguo Puerta del Alpéndiz pasó a conocerse como la Puerta de la Traición.


Fig. 3. Portillo situado junto a la Puerta del Alpéndiz.

La coincidencia entre las puerta de la Traición y Alpéndiz parece clara pero antes de concluir creemos necesario hacer algunas precisiones. En efecto, debemos señalar en primer lugar que en el Cabildo Municipal del día 5 de enero las autoridades municipales acordaron cerrar la Puerta del Alpéndiz. La orden no se demoró pues en el Cabildo Municipal el 26 de enero se recoge el pago a Francisco Hernández Manzano por auer tapado la puerta del alpendiz que esta en el castillo. Es decir, la puerta estaba cerrada cuando sucedieron los hechos y por tanto cabría preguntarse como era posible entrar y salir por ella. En segundo lugar debemos tener muy presente que junto a la Puerta del Alpendiz se abre otra que también daba acceso a la media luna y en el plano de Badajoz del Krigsarkivet esta segunda puerta aparece identificada como Puerte del alpendis que esta serrada (19). Si tomamos esta cita en su sentido literal podríamos pensar que el autor de la Continuación de la Historia de Juan Solano de Figueroa pudo referirse a ella y no a la puerta musulmana (Puerta del Alpéndiz).

La hipótesis parece atractiva pero no la consideramos acertada ya que la única puerta que estaba tapada cuando el autor escribió su obra era la Puerta del Alpendiz. En efecto, tras construirse el semibaluarte de San Antonio el paso por la puerta quedó cortado. Como veremos más adelante, la otra puerta estaba en uso. Por otro lado, hemos de señalar que Puerta del Alpéndiz estaba cerrada cuando sucedieron los hechos pero debió permanecer en uso el postigo de una de sus hojas. En efecto, en el relato de Joao Leite se menciona un postigo por el que era posible pasar desde la media luna a la Alcazaba. Seguramente el postigo era de uso exclusivamente militar y destinado a la entrada y salida de los guardias. Finalmente el plano del Krigsarkivet, que es el único documento que pudiera servir de base para refutar la hipótesis que mantenemos, ofrece en este asunto información contradictoria. En efecto, en la planta del plano observamos que la puerta situada junto a la Puerta del Alpéndiz está abierta, por el contrario, en la leyenda del mismo se apunta que esta serrada. ¿Cómo explicar esta aparente contradicción entre la planta y la leyenda?. Creemos que la leyenda del plano no hace referencia al portillo que parece marcado en la planta sino a la vieja Puerta del Alpéndiz, es decir, no hay correspondencia entre la leyenda y la planta. En un segundo plano de Badajoz, conservado como el anterior en el Archivo Militar de Estocolmo, se vuelve a señalar la Puerta del Alpéndiz pero tampoco este documento es definitivo (20).

El nuevo nombre (Puerta de la Traición) caló rápidamente entre los badajocenses pues los documentos de la época lo recogen en varias ocasiones. Así, entre los puestos de guardia que el ingeniero Francisco Domingo se comprometió a reparar el 12 de agosto de 1665 se encontraba uno situado junto a la puerta de la traicion (16). En los cabildos municipales celebrados el 11 de enero y el 4 de febrero de 1677 se refieren a ella como Puerta de la Traición (17). Asimismo, Luis de Venegas (8 de julio de 1677) identifica al baluarte que se situaba delante de la Puerta del Alpéndiz como baluarte de la Puerta de la Traición (18).

Para concluir, volvemos a repetir que la Continuación de la historia que escribió D. Juan Solano de Figueroa deja claro, meridianamente claro, que la Puerta de la Traición es la puerta que se llamaba en lo antiguo, la Puerta de el Apendis. Esta tesis se ve reforzada con otros documentos. Especialmente interesante es el acta del Cabildo Municipal del 11 de enero de 1677. En este cabildo se propuso reparar el portillo q. cae a la puerta de la traicion (21). Parece razonable suponer que el portillo citado se corresponde con la entrada situada junto a la Puerta del Alpéndiz (Puerta de la Traición). Esperemos que nuevos datos, o una lectura más perspicaz de los existentes, puedan cerrar definitivamente este asunto.



NOTAS

1.B.N., Madrid, Ms. 6.777, fol. 37v.
2.B.N., Madrid, Ms. 8.187, ff. 36-37v.
3.Los documentos disponibles para reconstruir este suceso son escasos pero de excelente calidad.
-El relato más popular es el que aparece en la continuación de la historia del canónigo D. Juan Solano de Figueroa (”Historia de Badajoz. Continuación de la que escribió D. Juan Solano de Figueroa”, Revista de Estudios Extremeños, Badajoz, pp. 358-559)
-Relación en la que se declara la traición que dos sargentos de diferentes naciones habian maquinado hacer en la ciudad de Badajoz, entregando esta Plaza a los portugueses el Domingo 7 de abril deste año de 1652, Imprenta de Juan Gómez de Blas, Sevilla, 1652.
-Relaçao da facçao que se intentou contra Badajos o anno de 652 por Joao Leite. El documento está redactado por Joao Leite uno de los protagonistas de los hechos (Códice 1459, B.N., Lisboa, ff. 98-101). El estudio de este manuscrito ha sido posible gracias a la amable colaboración del Doctor António Paulo David Duarte. El documento fue publicado por el Coronel Horacio Madureira (MADUREIRA DOS SANTOS, H.: Cartas e outros documentos da época da Guerra da Aclamaçao, Lisboa, Estado-Maior do Exército, 1973, pp. 179-184). Se puede consultar también la síntesis del mismo que hizo Fernando Cortés (CORTÉS CORTÉS, F.: “Dos manuscritos portugueses con noticias sobre el Real Ejército de Extremadura (1640-1668) en la Biblioteca Nacional de Lisboa”, Revista de Estudios Extremeños, XLIII-1, Badajoz, 1987, pp. 226-227).
-Manuscrito de Matheus Roiz. El relato es interesantísimo pues Mateus Rodrigues fue un soldado de caballería contemporáneo a los hechos y tuvo información del caso por alguno de sus protagonistas (BGUC, Cod. 3062, copia mecanografiada y paginada por la paleógrafa D. María Vaz Pereira, Lisboa, Arquivo Histórico Militar, 1952 (81ª div., 2ª secç., cx., 3. nº2). El acceso a este material sólo ha sido posible gracias a Don Jorge Penim de Freitas.
-Juan Antonio Carro del Corral ha descubierto en el Archivo General de Simancas la documentación relativa a los interrogatorios del sumario (A.G.S., Guerra Moderna, Leg. 1822).
-El último trabajo sobre este episodio es obra Joao Penim de Freitas que en su magnífico blog Guerra da Restauraçao lo ha desarrollado en seis entradas. Esta es una magnífica oportunidad para recomendar este blog que en mi opinión, modesta opinión, no es uno de los mejores sino el mejor de todos cuantos conozco sobre la Guerra de la Restauración y en general sobre los aspectos militares de esa época en Portugal.
4.El sargento traidor tenía un historial poco lucido pues ya había sido encarcelado por haber liberado a un oficial que estaba preso. Cuando cumplió condena, consiguió licencia del General de la Artillería para entrar a pie en Portugal con objeto de conseguir algún botín con el que remediar su penuria (Relación en la que se declara la traición que dos sargentos de diferentes naciones habian maquinado hacer en la ciudad de Badajoz, entregando esta Plaza a los portugueses el Domingo 7 de abril deste año de 1652, Imprenta de Juan Gómez de Blas, Sevilla, 1652).
5.Manuscrito de Matheus Roiz, op. cit., pp. 244-246.
6.Relación en la que se declara la traición que dos sargentos de diferentes naciones habian maquinado hacer en la ciudad de Badajoz, entregando esta Plaza a los portugueses el Domingo 7 de abril deste año de 1652, Imprenta de Juan Gómez de Blas, Sevilla, 1652.
7.Manuscrito de Matheus Roiz, op. cit., pp. 250-252.
8.B.N., Lisboa, Códice 1.456, fol. 99.
9.B.N., Lisboa, Códice 1.456, fol. 99v.
10.Relación en la que se declara la traición que dos sargentos de diferentes naciones habian maquinado hacer en la ciudad de Badajoz, entregando esta Plaza a los portugueses el Domingo 7 de abril deste año de 1652, Imprenta de Juan Gómez de Blas, Sevilla, 1652.
11.B.N., Lisboa, Códice 1.456, fol. 100v.
12.B.N., Lisboa, Códice 1.456, fol. 101.
13.B.N., Lisboa, Códice 1.456, fol. 102.
14.Relación en la que se declara la traición que dos sargentos de diferentes naciones habian maquinado hacer en la ciudad de Badajoz, entregando esta Plaza a los portugueses el Domingo 7 de abril deste año de 1652, Imprenta de Juan Gómez de Blas, Sevilla, 1652.
15.“Historia de Badajoz. Continuación de la que escribió D. Juan Solano de Figueroa”, op. cit., pp. 358-559
16.CORTÉS CORTÉS, F.: “1640-1668: Fortificaciones en Extremadura”, Revista de Estudios Extremeños, XLII-1, Badajoz, 1986, pág. 196.
17.A.H.M., Badajoz, Libro de Acuerdos, 11 de enero y 4 de febrero de 1677, ff. 2 y 10.
18.Informe de Don Luis de Venegas, I.H.C.M., Madrid, Colección Aparici-XXVIII, ff. 145v-146.
19.El hallazgo de los planos de Badajoz que se custodian en el Archivo Militar de Estocolmo ha sido uno de los descubrimientos documentales más importantes de los últimos años (SÁNCHEZ RUBIO, C.M.; SÁNCHEZ RUBIO, R.: Badajoz en el Krigsarkivet. El hallazgo de la visión más lejana, Excmo. Ayuntamiento, Badajoz, 2003).
20.SÁNCHEZ RUBIO, C.M.; SÁNCHEZ RUBIO, R.: Badajoz en el Krigsarkivet. El hallazgo de la visión más lejana, op. cit. pág. 37.
21.A.H.M., Badajoz, Libro de Acuerdos, 11 de enero de 1677, fol. 2.

30 comentarios:

Pilo dijo...

Como siempre, acojonante lo que se aprende aquí en un ratillo.

Sólo dos preguntas:

¿Qué parte de la alcazaba podría ser esa tan baja que podía saltarse con tanta facilidad?

Y la segunda ¿El molino junto al Rivillas podría ser el de la Tarasca?

Todavía me asombro de que no lo hayan tirado.Con lo que les gusta a ello tirar todo lo que encuentran a su paso.

Anónimo dijo...

La parte baja a la que se refiere podría encontrarse en dos lugares:
-En la media luna situada delante de la puerta del Alpéndiz que fue el sitio por el que entraron los portugueses para inspeccionar el castillo.
-Cerca de la Torre de la Coracha pues en la Relación que se imprimió en Sevilla se dice que el sargento flamenco salía de la Alcazaba "por la barbacana que hace el castillo á la Coraja".

La casa de la rotonda, en San Roque, es el próximo monumento que será derribado. Digo MONUMENTO, si, pues es la única casa fuerte del entorno de Badajoz y por tanto es un inmueble singular, único y sujeto de la máxima protección. Creo que el asunto está claro hasta para el más lego.

Alguien tendrá que dar muchas explicaciones en un futuro muy próximo pues actuaciones como esta carecen de cualquier tipo de justificación.

Pilo dijo...

Julián, esta tarde he visto a Paco G. y me ha dado recuerdos para tí.

¿Cuándo volverá a haber sesiión parlamentaria?

Julián dijo...

Creo que esta semana presenta Álvaro el libro de Antonio García Candelas en el que se recrean las fortificaciones de Badajoz.
Pudiera ser una excelente ocasión.

Julian García dijo...

Perdón.
La presentación del libro de Antonio García Candelas "Badajoz. Las miradas perdidas " es hoy, martes 21, a las 20,00 en el Patio de Columnas de la Diputación.

Nos vemos.

Sois una pandilla de Carbones dijo...

Que montéis una sesión del comité de expertos y no me llaméis siquiera... y además era la presentación de un libro. Esto os digo, sois unos carbones...
Ya podéis montar otra para que se me pase el cabreo. He dicho.

M.C.R-M

Anónimo dijo...

Tú señala el día que la peña siempre está dispuesta.
Esta vez podría ser una reunión peripatética en torno a la Raya y alguno de sus lugares de interés.

Pilo dijo...

No, siempre no está dispuesta. Contar con el amo del calabozo que tiene que trabajar mientras los demás os echais a la bartola.

Ojito al día que decidis. Consultar primero con el maestro armero.

pilo dijo...

La semana que viene puedo el lunes y el martes, no puedo el miércoles y el jueves y puedo el viernes.

Jorge P. Freitas dijo...

Estimado amigo Julián García Blanco

Peço desculpa por só agora ter podido ler este excelente artigo e comentar a propósito dele. Estive algum tempo arredado da blogosfera devido a afazeres profissionais.
Muitíssimo interessante o teu artigo! De tal modo que já fiz o devido destaque no meu blogue.
Muito obrigado pelas suas amáveis palavras que escreveste a respeito do meu blogue, o qual considero irmanado a este.

Um abraço

Jorge

Julián García dijo...

Soy yo el que agradece tu visita. Y vuelvo a repetir que tu Blog es el mejor de todos los que conozco sobre la Guerra de la Restauración, Aclamación, Independencia o Secesión de Portugal.
Seguiremos en contacto.

Pilo dijo...

Creí que ibas a ir hoy a la conferencia sobre la guerrilla.
Déjate caer por allí mañana.

Também aproveito para saudar a Jorge P. Freitas e felicitar-lhe por seu grande blog no que tantas coisa estamos a aprender sobre aquela guerra que não evitou que Espanha e Portugal tenham sido, sejam e serão no futuro, não países vizinhos,senão irmãos que viben ao mesma casa (a peninsula Ibéria) o que às vezes cria disputas entre irmãos que uma vez solventadas se esquecem os maus momentos e volta a amizade e a hermandad entre os dois povos

Vinilideias dijo...

Parabéns pelo blog.
Visite-nos … vai valer a pena!
www.vinilideias.blogspot.com

Anónimo dijo...

Estimado sr. Julián García:

En primer lugar felicitarle por su excelente blog, del cual soy asiduo visitante desde hace tiempo.
También quisiera agradecerle la mención personal que me hace en su post sobre la Fallida Rendición de la plaza de Badajoz en 1652, en referencia al documento que encontre en el AGS sobre la confesión de uno de los sargentos involucrados en la trama.
Si es posible, me gustaria contactar con ud por e-mail privado, con el fin de comentarle algunos asuntos que, seguramente, seran de su interés.
Reiterándole de nuevo mi agradecimiento y felicitaciones por su sitio web, reciba un cordial saludo

Juan Antonio Caro del Corral

Anónimo dijo...

Estimado sr. Julián García:

En primer lugar felicitarle por su excelente blog, del cual soy asiduo visitante desde hace tiempo.
También quisiera agradecerle la mención personal que me hace en su post sobre la Fallida Rendición de la plaza de Badajoz en 1652, en referencia al documento que encontre en el AGS sobre la confesión de uno de los sargentos involucrados en la trama.
Si es posible, me gustaria contactar con ud por e-mail privado, con el fin de comentarle algunos asuntos que, seguramente, seran de su interés.
Reiterándole de nuevo mi agradecimiento y felicitaciones por su sitio web, reciba un cordial saludo

Juan Antonio Caro del Corral

Julián dijo...

Encantado de tener contacto con usted pues ya conocía alguno de tus trabajos por el blog de Jorge Penin.
ies.castelar@edu.juntaextremadura.
net

Anónimo dijo...

Estimado Julián:

He intentado varias veces enviarte un e-mail a la dirección que, amablemente, me indicas, pero me esta siendo imposible culminarlo pues me devuelve el mensaje sin opción a mandarlo nuevamente.

Delivery to the following recipients failed

¿Podrías contestarme a la siguiente dirección? zalamaxx@yahoo.es

Un cordial saludo

Julián García dijo...

No entiendo los problemas ¿podrías intentarlo de nuevo?.

Anónimo dijo...

Julián, acabo de enviarte el e-mail y otra vez he recibido este mensaje como respuesta:

This is an automatically generated Delivery Status Notification. Delivery to the following recipients failed.

¿Quizás estoy escribiendo mal tu dirección?

ies.castelar@edu.juntaextremadura


Juan Antonio Caro

Anónimo dijo...

Perdón.
Ya me he dado cuenta del error. Ha sido culpa mia.
Creo que ahora no habrá problemas para recibir el e-mail.
Disculpa por las molestias.

Juan Antonio

Julián dijo...

Voy a enviarte las pocas referencias que tengo localizadas de Zarza la Mayor en concreto del asalto de 1665.

Tengo tengo varias fotocopias del castillo de Peñafiel. Todas procedentes de distintas obras de Antonio Navareño que es el autor que con más insistencia ha estudiado esta fortaliza. Si te interesan también te las puedo remitir.

Creo recordar que también tengo algo sobre los asaltos a Membrío y Salorino en 1644.

Te remito las referencias y las fotocopias en los próximos días.

Seguiremos en contacto.

Gracias por el informe sobre los sargentos. Es magnífico, con él podré precisar varios aspectos que no tenía nada claros.

Julián García dijo...

La confesión, arrancada al sargento flamenco mediante tortura (y nunca mejor dicho), es impresionante. Su testimonio entra en contradicción con el relato de Joao Leite en algunas cuestiones. Estas contradicciones son comprensibles pues el sargento flamenco en todo momento quiso cargar las culpas a su compañero. Por ejemplo, Joao Leite asegura que fue el sargento flamenco el que les condujo desde el molino del Rivillas hasta la Alcazaba, por el contrario, el sargento flamenco acusó de esta acción a su compañero.
Quien quiera que fuese no tiene demasido interés pero gracias a la confesión del sargento sabemos que el molino estaba en el Rivillas y frente al Matadero por lo que debemos descartar al molino de la Tarasca. En mi opinión, era el molino del Rivillas que estaba próximo al viejo puente de Mérida. Desde el molino subieron la ladera de la Alcazaba hasta la media Luna de la Puerta del Alpéndiz. Es decir, se encaminaron por lo que hoy es la rotonda de la Ronda Norte. Después, en lugar de entrar en el ciudad (barrio del Salvador) enfilaron hacia la media luna siguiendo la cara exterior del muro del Alpendiz. Para ello sólo tuvieron que atraver una de las brechas del viejo muro medieval que bordeaba la actual carretera de circunvalación.
Por último, y estando ya en la media luna del Alpéndiz, el sargento gallego les alargó una pica para que asidos a ella pudieran escalar la media luna.

En la confesión también se precisan las fechas y como el sargento gallego convenció a su compañero para entrar en el "negocio". Todo ello aparecerá en la redacción definitiva de este capítulo y otras muchas, muchísimas, de otros capítulos que gracias a vuestra ayuda he ido realizando.

francisco pilo ortiz dijo...

A eso me refería en mi pregunta cuando decía si ese molino podría ser el de la Tarasca.

Por otro lado, de ese muro medieval que bordeaba la actual carretera de Circunvalación, creo que aún se conservan, visibles, algunos tramos y supongo que si se excavara sus continuaciones, aún aparecerían más restos.

Lamento que te perdieras la conferencia de ayer sobre las guerrillas. Ya me han dicho los motivos y espero no sea nada importante.

Fue una conferencia amena, entretenida, correcta de tiempo y abundante en documentos.

Por cierto, y ya se lo he dicho al conferenciante, hubo un momento en el que me cogieron fuera de juego, porque mientras hablaba, detrás de él había una pantalla en la que se mostraba el despliegue de las tropas españolas en Extremadura y un misterioso punto de luz se desplazaba por la pantalla marcando lo que se estaba diciendo, cosa que me sorprendió porque el conferenciante, además de tener folios en las manos estaba mirando al público y no a la pantalla.

Tarde un ratino en darme cuenta del truco porque desde la silla en la que me senté detrás de Manolito no divisaba bien la sala.

Estos militares son la leche, sorprenden al enemigo con suma facilidad.

Pilo dijo...

Digo yo que habrá que ir planificando algunas salidas, como la que hablamos de ir a Medellín en el TOA del Comandante Zero o a la frontera para ver la presa con el capitán veneno, el alferéz ecomómico, con Monolito tocateclas y el tiralíneas si pueden venir y, por supuesto, el amo del calabozo ya que tenemos que ver otras cosa alli que no pudimos ver en la otra avanzada porque no nos derrotó el enemigo sino el temporal. Yo mandé a mi coche a luchar con las carreteras y caminos. pero no contra las crecidas de los riós.

Es un vehículo convencional no un LST anfibio de desembarco

Id pensando, ahora que no hace mucho calor, cuándo podemos movilizar a la tropa e iniciar el avance.

Pero, ojito, al día, ¿eh?

Anónimo dijo...

Habrá que pensar algo. De momento estoy un poco liado y me voy al pueblo todos los fines de semana. En la próxima feria del libro será el capitan el liado y liador. Manolo está de cursos en Mérida, etc, etc. Podriamos quedar alguna tarde en la Feria del Libro.
Id maquinando algo.

Capitán Veneno dijo...

Querido amigo: Espero que todo te vaya bien. La entrada y las precisiones ...extraordinarias. Me alegra que hayas entrado en contacto con el señor Caro, yo no tenía documentos específicos del tema en que trabaja.
La Feria del Libro empieza el 15 y cualquier tarde es buena para reunir al Comité.
El 14 hay actos en Elvas y el 16 en Albuera.

Julián García dijo...

El fin de semana de la feria podríamos quedar para la cerveza.
Conoceis el nuevo bar de la Santina. Impresionante.

Capitán Veneno dijo...

El nuevo bar de la santina ha quedado muy bien, pero es una pena que no se hubiese comprado, junto con la iglesia, por instancias oficiales y rehabilitado como el resto del convento. Sería el conjunto conventual más completo de la ciudad.

Pilo dijo...

El fin de semana va a ser complicado, primero por eso, por ser fin de semana, y sobre todo y principalmente, porque el sábado yo tengo otro acto, para más señas, el día de las letras gallegas en el MEIAC donde se dará una conferencia sobre un escritor gallego a las 21´00 horas.

Mañana se inaugura la feria del libro y el "capi" tiene un acto a ls 20'00 horas. Después podemos tomar posiciones y rodear el kiosco de la plaza hasta que se rinda el de las cervezas.

Anónimo dijo...

Ok.
A.A.